Brexit, RIBA dice que el 60% de los arquitectos del RU ha visto cancelados o retrasados sus proyectos

16/02/2017
Brexit, RIBA dice que el 60% de los arquitectos del RU ha visto cancelados o retrasados sus proyectos
[LON] RU
metalocus, OLGA SVISHCHEVA
Más del 65% de los arquitectos del RU están preocupados por el impacto de Brexit en sus negocios
Los efectos del Brexit del pasado verano comienzan a medirse dentro de la comunidad arquitectónica y son dramáticos: según un comunicado de prensa emitido por el RIBA (el 8 de febrero), en una encuesta a sus miembros: Más del 65% de los arquitectos están preocupados por el impacto del Brexit en sus negocios y las incertidumbres nunca son buenas.
El 40% de los ciudadanos no británicos de la UE en el Reino Unido están pensando en abandonar el país, mientras que el 60% de los miembros de RIBA han visto sus proyectos retrasados, cancelados o simplemente reducidos.
 

Las noticias no son todas sombrías: según la encuesta, muchos miembros están tratando de mirar el lado positivo (o al menos tratando de identificar el lado positivo). Como señala RIBA.-

De los acuerdos comerciales con nuevos mercados, la reforma del sistema de contratación pública del Reino Unido y el aumento de la inversión del sector público y del sector privado, nuestros miembros han dejado claro que con las decisiones correctas se pueden mitigar los impactos a corto plazo del Brexit y el Reino Unido puede posicionarse como una nación global.

En respuesta a las preocupaciones y oportunidades planteadas por sus miembros, RIBA ha publicado hoy un conjunto de cinco recomendaciones prioritarias para el Gobierno: Global by Design: Cómo el gobierno puede abrir nuevas oportunidades para los arquitectos del Reino Unido. Con el fin de mantener y fortalecer el Reino Unido como un centro mundial de arquitectura, el Gobierno debe garantizar al Reino Unido:

  • El acceso a los mejores talentos y habilidades
  • Firmar acuerdos comerciales que abran el acceso a mercados extranjeros
  • Proporcionar apoyo a la educación, la investigación y la innovación
  • Adoptar medidas para hacer frente a la crisis de competitividad del Reino Unido, incluida la inversión en infraestructura
  • Mantener estándares comunes y bajos costes de impuestos.