Osamu Tezuka, el Dios del Manga

Más información

Comisario
Stéphane Beaujean
Fechas
Del 31 de octubre del 2019 al 6 de enero del 2020.
Lugar
Sala de exposiciones temporales 2. MNAC. Palau Nacional, Parc de Montjuïc, s/n, 08038 Barcelona. España

Osamu Tezuka

Osamu Tezuka nació el 3 de noviembre de 1928 en la ciudad de Toyonaka, Osaka, y era el mayor de tres her- manos. Fue un niño extremadamente ingenioso e imaginativo que creció en una familia liberal expuesta al manga y la animación. De pequeño tenía una enorme fascinación por los insectos y, reflejando este interés, más tarde incorporó el kanji de “insecto” a su seudónimo.

Después de haber desarrollado un gran interés en captar la belleza de la vida, a partir de su experiencia en los tiempos de guerra, Osamu Tezuka quiso convertirse en médico; más tarde consiguió la licenciatura. Fi- nalmente, pero, eligió la profesión que más amaba: ser autor de manga y creador de películas de animación.

El manga y los trabajos de animación de Osamu Tezuka tuvieron un gran impacto en la configuración de la psicología de la juventud japonesa de la posguerra. Su trabajo dio un giro al concepto de los dibujos anima- dos de la época y los transformó en una forma de arte irresistible incorporando una gran variedad de nuevos estilos en la creación de los story-manga. Cambiando la cara de la literatura y las películas, su trabajo tuvo una gran influencia en diversos géneros.

Su impacto en la animación tuvo las misma magnitud que en el mundo del manga. Los adorables persona- jes que aparecen en obras como la primera serie animada de Japón, Astro Boy, la serie animada en color Kimba, el león blanco así como el especial animado de dos horas Bander Book capturaron el corazón de los japoneses a través de la televisión, impulsando el anime hacia una inmensa popularidad entre la sociedad japonesa.

La obra de Osamu Tezuka se exportó a EEUU, Europa y otros países asiáticos, y se convirtió en material para los sueños de los niños de todo el mundo. Se adentró en el mundo de la animación en películas de larga duración, explorando todas las posibilidades del campo de la animación. Además de sus récords alcanzados en televisión y animación comercial, también recibió en sus últimos años elogios a nivel internacional por su labor en el campo de la animación experimental.

Su tema más perdurable, el canto a la belleza de la vida, formó el núcleo de todas las obras de Osamu Te- zuka. Creador de un gran activo cultural y dotado de un gran espíritu pionero combinado con una intensa pasión por su trabajo y una visión coherente del futuro, Osamu Tezuka vivió toda su vida persiguiendo incan- sablemente sus sueños, y murió el 8 de febrero de 1989 a la edad de 60 años.

Categorías

Prev
Prev

Nuestra selección