Miguel Fisac y Alejandro de la Sota: Mirada en Paralelo

Más información

Miguel Fisac Serna

Miguel Fisac Serna, nacido en 1913 en Daimiel, Ciudad Real y fallece en 2006 en Madrid. Fue una figura esencial dentro de la arquitectura española en la segunda mitad del siglo XX. Se matriculó en la Escuela Superior de Arquitectura de Madrid, y tras unos agitados estudios interrumpidos por la guerra civil, en 1942 se titula con la obtención del premio fin de carrera de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Siempre estuvo interesado por la arquitectura vernácula. Además, se inspiraba en el organicismo nórdico de la obra de Gunnar Asplund que, junto a Frank Lloyd Wright, influirá su concepto de arquitectura.

Su primer proyecto le fue encargado por el CSIC; transformó el antiguo auditorio de la madrileña “Colina de los Chopos” en la Capilla del Espíritu Santo.

Miguel Fisac en su carrera proyectó numerosas obras religiosas. Su producción eclesial destaca por la interpretación personal de la estética religiosa, el uso de la luz y el dinamismo espacial y poético en las formas, con muros curvos, convergentes y superficies tensadas.
La Parroquia de Santa Ana en Madrid (1965) se considera uno de los proyectos más importantes. Construida en hormigón visto, manifiesta una atmósfera de humilde sencillez.

Su estilo arquitectónico evolucionó en relación con los nuevos materiales de la época. Del clasicismo abstracto, al ladrillo, hasta el uso exclusivo del hormigón. Fisac investigó mucho sobre este material y patentó sus “vigas-hueso”. Piezas prefabricadas de hormigón pretensado que permitían obtener grandes luces y controlar la iluminación. En 1960 fueron utilizadas por primera vez, en la construcción del Centro de Estudios Hidrográficos de Madrid.

Más adelante, experimentó varias técnicas para dar textura al hormigón, incluyendo en su obra un carácter más emocional. Su insatisfacción con los límites del encofrado tradicional de madera, le llevó a patentar, en 1973, una solución innovadora para la época: el “encofrado flexible” que pudo llevar a la práctica en el Centro de Rehabilitación Mupag (Madrid) y en muchas otras obras posteriores.

Su actividad no se reducía solo al campo de la construcción, sino que su capacidad creadora le llevó a escribir artículos, libros, y diseñar muebles. Realizó exposiciones, también de arte, como la de Madrid, donde presentó 60 de sus obras de pintura.

Miguel Fisac construyó más de 350 proyectos, entre ellos, la emblemática “Pagoda” en Madrid, que desgraciadamente fue derribada en 1999. Por el contrario, muchas de sus obras están protegidas y catalogadas. Algunos ejemplos son la Iglesia de Pumarejo de Tera (Zamora), la Iglesia del Colegio Apostólico de los Padres Dominicos (Valladolid), y en Madrid obras como el Centro parroquial de Santa María Magdalena (1966) o el Edificio IBM (1967).

Todas estas actividades culminan con la obtención en 1994 de la Medalla de Oro de la Arquitectura, y tres años después del Premio Antonio Camuñas. En 2002 recibió el Premio Nacional de Arquitectura.Desde el 2006 el Colegio de Arquitectos de Ciudad Real gestiona la Fundación Fisac que se encarga tanto de catalogar toda la documentación, como de promover y salvaguardar la obra del arquitecto, urbanista y pintor español.

Alejandro de la Sota

Alejandro de la Sota (Pontevedra, 1913; Madrid, 1996) es uno de los maestros de la arquitectura española del siglo xx. Profesor en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid (ETSAM), su estela ha servido de referencia a varias generaciones de arquitectos españoles. En la década de 1930 se trasladó desde su Pontevedra natal a Madrid para comenzar sus estudios en la Facultad de Matemáticas, condición necesaria para ingresar en la Escuela de Arquitectura.

Tras obtener el título de arquitecto en 1941, dedicó los primeros años de su vida profesional a trabajar para del Instituto Nacional de Colonización, una etapa que culminó con la construcción del pueblo de Esquivel (Sevilla, 1952-1963) y la casa Arvesú (Madrid, 1953-1955, demolida). A partir de entonces participó en una serie de concursos que marcaron la línea que precede al Gobierno Civil de Tarragona (1957-1964), considerada por muchos su primera obra maestra. En esa época prolífica realiza varios proyectos de arquitectura moderna industrial, como la central lechera Clesa (Madrid, 1958-1961) y las naves del CENIM en la Ciudad Universitaria (Madrid, 1963-1965) y construye su obra más reconocida y admirada unánimemente, el gimnasio del colegio Maravillas (Madrid, 1960-1962), que el crítico británico William Curtis considera la obra más significativa de la arquitectura española contemporánea.

En 1960 obtiene una plaza de funcionario en la Dirección General de Correos, y a lo largo de esa década explora las posibilidades que ofrecen los nuevos materiales y desarrolla una serie de proyectos con un planteamiento constructivo basado en la utilización de paneles prefabricados de hormigón para muros y forjados, que lleva a cabo en la casa Varela en Villalba (Madrid, 1964-1968).

En 1971 abandona la enseñanza y en 1972 regresa a su puesto de funcionario de la Dirección General de Correos. Durante estos años construye el Colegio Mayor César Carlos en la Ciudad Universitaria (Madrid, 1968-1971), el edificio para aulas y seminarios de la Universidad de Sevilla (1972-1973) y la casa Guzmán en la urbanización Santo Domingo (Madrid, 1972-1974), donde ensayaría cuestiones que abordará más tarde en la casa Domínguez en A Caeira (Pontevedra, 1973-1978). A la etapa como funcionario de Correos pertenecen el Centro de Cálculo para la Caja Postal en La Vaguada (Madrid, 1972-1977) y, años más tarde, el edificio de Correos y Telecomunicaciones en León (1981-1984), una etapa en la que estaba completamente inmerso en las técnicas de prefabricación ligera.

Categorías

Prev
Prev

Nuestra selección